17 de Agosto, 2018

Líderes gestionando la felicidad al interior de la empresa

¿Sabías que como líder eres responsable de que un colaborador tuyo sea feliz? ¿Estás listo para asumir esta responsabilidad?

El trabajo es la segunda razón que hace más infeliz a la gente, según un estudio de London School of Economics. La primera es la enfermedad. Si esta es la tendencia, ¿a qué nos estamos enfrentando? A mi parecer, a una tremenda responsabilidad, que se traduce en lograr que la gente, nuestra gente, sea feliz en el trabajo. Y, ¿cómo lo logramos? Con una combinación de distintos aspectos, que van más allá de una gestión efectiva del clima laboral, que si bien es importante, no es suficiente. Vivimos ahora en una época en que la rotación de personal ha aumentado en todos los niveles jerárquicos y los colaboradores son clientes entre sí. En ese contexto, los líderes se convierten en responsables de gestionar la felicidad. ¿Qué lograremos con ello? Que la productividad aumente en un 31% y la salud de nuestra gente mejore en un 21%, según José Fernando Agudelo, Director General en The Edge Group, una consultora multinacional de desarrollo organizacional.

Asimismo, la gestión de la felicidad ahora ha dejado de ser un mero complemento surgido del laboratorio de recursos humanos. En el Perú, empresas como Liderman y Bumeran.pe utilizan la gestión de la felicidad con resultados sumamente positivos. La primera es un caso icónico. Con una fuerza de trabajo que apunta a llegar a 20,000 “lidermans” en el 2018, han logrado implementar una cultura de trabajo que se sostiene en cuatro pilares: Bienestar, fortaleza, ejemplo y protección. De este modo, en el 2014 fueron reconocidos como la mejor empresa con más de 500 trabajadores para trabajar en Latinoamérica por Great Place to Work. A la par, se ha convertido en la compañía líder de su rubro. El segundo caso es un ejemplo de cuán importante se considera la implementación de esta filosofía en el reclutamiento y selección de los candidatos.


¿Qué rol cumplen los líderes?

Uno de los métodos más utilizados en la gestión de la felicidad es el Management 3.0, desarrollado por el holandés Jurgen Appelo, cofundador de la red europea de Agile Lean. Este método apunta a que las empresas desarrollen formas para alcanzar de manera efectiva sus resultados mientras mantenga la felicidad de sus trabajadores como prioridad. A diferencia de lo que es considerado como management 1.0 en el que las organizaciones y las personas son vistas como máquinas, y el management 2.0, en el que se entiende que las personas son el más importante de los activos, pero aun así se mantiene el control sobre el ambiente, el management 3.0 se enfoca en modificar el ambiente de trabajo al servicio del empleado. Es decir, se modifica el sistema, no las personas. Appelo, además, resume esta vertiente con una frase: “El management es demasiado importante para que sea dejado solo a quienes manejan la empresa; el management es tarea de todos.”

Pero no solo se trata de gestionar un buen clima laboral. Como dije al inicio, se trata también de gestionar efectivamente el talento de nuestros colaboradores, de manera que se sientan a gusto con aquello que realizan y donde se encuentran.

Esto cambia el paradigma acerca del liderazgo, pues ya no es el liderazgo individual, se trata de una fuerza colectiva que funciona porque el grupo lo permite. Es decir, las decisiones ya no se toman basándose en jerarquías monolíticas, sino como parte de un consenso generado por el equipo de trabajo encargado de un proyecto. Así, se configura un esquema democrático de repartición de responsabilidades.

No obstante, esto no significa que no se puedan impulsar cambios desde los puestos de gerencia, que efectivamente contribuyan a que se forme un ambiente de trabajo propicio para que se aplique la gestión de la felicidad. Según un estudio de Great Place To Work, los cuatro drivers que impulsan el bienestar de los empleados son el trabajo ético y alineado con los valores; el trabajo en equipo; el ambiente de trabajo y los procesos; y el reconocimiento. Ese mismo estudio demuestra que ciertos beneficios marcan la diferencia y distinguen a una empresa como un buen lugar para trabajar en el Reino Unido.

Deja tu comentario:

Escribir comentario:

Suscríbete para recibir mis últimas actualizaciones