18 de Agosto, 2018

Generación Z: El reto de innovar continuamente en educación

Ha nacido una nueva generación y debemos atraerlos con nuevas propuestas educativas.

Una nueva generación ha surgido. El solo definir cuándo es que podemos comenzar a hablar de la generación Z ya resulta un problema. No existe una medida exacta de quién encaja como millenial y quien como Z si solo nos remitimos a factores etarios. Sin embargo, los delatan sus hábitos. Si bien los millenial han sido definidos como los primeros en mostrar señales de ser “nativos digitales”, esto recién podría decirse de los Z: son la primera generación en criarse junto a un Smartphone, en tener internet ilimitado y en vivir el boom de las redes sociales. Esto los convierte en una generación hiperconectada, que piensa de una forma más globalizada que sus antecesores. No obstante, esto también los hace más individualistas.

Lo primero que se puede decir de los Z es que su grado de atención es más corto pero más enfocado, en tanto captan y filtran información a una velocidad más rápida que sus antecesores. Si bien se les suele criticar por ello, no es del todo cierto que los Z tengan implantado el déficit de atención: tienen una enorme capacidad de concentración, solo que este es únicamente utilizado para aquello que les parezca verdaderamente interesante. Esto va de la mano con su mejor habilidad para el multi-tasking: tienen la capacidad en cumplir con múltiples labores a la vez, a pesar de las múltiples distracciones que los puedan rodear.

Por otro lado, como suele suceder cada vez que hay un cambio de generación, los Z ven a sus antecesores millenials como una generación que cometió todos los errores necesarios mientras descubrían la pólvora digital. Ellos son distintos. Cada vez menos cercanos a redes sociales como Facebook y más cercanos a otras que aseguran una mayor privacidad y velocidad, como el caso de Snapchat (o la creciente tendencia a los mensajes de corta duración, ahora también presentes en redes como WhatsApp, Instagram o el mismo Facebook). Por ende, son más conscientes de su imagen personal y cómo esta se proyecta por medio de las redes sociales. Mientras los millenials usaron y abusaron de las posibilidades que les daba un mundo digital-social desconocido, los Z conocen las herramientas y las usan a su favor para plasmar—idealmente— aquello en lo que están interesados.

Por otro lado, la generación millenials vivió durante una época de bonanza y de relativa paz hasta el atentado contra el WTC, la generación Z nació en un tiempo más convulsionado. A esto se suma que sus padres son de la generación X, una generación que creció en un escenario mundial similar y con una tendencia hacia la seguridad y sobreprotección. Algunas sencillas estadísticas comprueban esta afirmación: según una encuesta del Centro de Prevención y Control de Enfermedades, ubicado en Atlanta, Estados Unidos, el porcentaje de high schoolers en Estados Unidos que habían probado por lo menos un vaso de licor en su vida se redujo de 82% en 1991 a 66% en 2013. Los que no usaban cinturón de seguridad se redujo de 26% a 8%. Mientras los millenials son sumamente valientes (o imprudentes) con decisiones laborales o de estudios, los Z se toman con mayor cautela aquello que pueda tener un efecto a largo plazo en ellos.


¿Cómo debe ajustarse la oferta educativa?

La generación Z tienen dos focos principales, si es que nos basamos en cuáles son sus intereses: lo tecnológico y aquello que les dé seguridad. Por eso, no debería sorprendernos que en los próximos años haya un boom en cuanto a estudiantes de carreras relacionadas al mundo de la informática o las telecomunicaciones, como también de estudiantes que se aboquen a servicios financieros. El foco de los Z es, finalmente, tener una carrera que les asegure un trabajo bien remunerado a futuro.

Es también falso, siguiendo esa línea, que esta generación vea en la universidad una pérdida de tiempo dada la capacidad de estos para aprender autónomamente. Según un estudio de Barnes & Noble, el 89% de los encuestados consideran que la educación superior es valiosa. Esto se corresponde con la gran cantidad que tienen para procesar información: esto hace a los Z excelentes estudiantes.

Por otro lado, el mismo marketing relacionado a las universidades debe cambiar. Mientras los millenials eran más vulnerables hacia la opinión de sus padres y los folletos multicolores, los Z son más independientes. Los más que más influyen en sus decisiones, en ese sentido, son sus pares. Además, el rápido acceso a información hace que su habilidad de fact-checking los fuegos artificiales marketeros sea mayor. En general, son mucho más escépticos que sus antecesores. Por ello, más que nunca, es necesaria la presencia de estudiantes actuales, a quienes los postulantes ven como pares, para influenciarlos y convencerlos. El mismo estudio de Barnes & Noble (B&N) identifica que la principal forma en que los Gen Z buscan información sobre su educación superior es vía online.

Esto va de la mano con la forma en que aprenden los Z. Según B&N, el 80% de los Z estudian junto a amigos, muchos de ellos utilizando herramientas como Skype para hacerlo. Por otro lado, en su gran mayoría, los Z aprenden haciendo, antes que viendo o escuchando. Por ello, formas de aprendizaje que involucren discusiones en clase o resolución de problemas reales suelen ser las más adecuadas para que lo enseñado sea correctamente retenido.

Esto nos enfrenta, además, a las herramientas. La nueva perspectiva digital es más que obvia: de acuerdo con un informe de EdTechXGlobal, conferencia líder en educación enfocada a la tecnología, al 2020 se gastarán US$252 mil millones en tecnología para la educación, un crecimiento del 17% anual. Entre las herramientas que son identificadas como más útiles por los millenials destacan los SmartBoards, los libros digitales y las metodologías DIY (Do-it-yourself). Este último punto es fundamental: la generación Z se siente sumamente cómoda encontrando su propia forma de resolver los problemas, en una forma de meta educación. Más que resolver el problema, ellos buscan aprender la mejor forma de resolverlo. Además, se da una mayor predisposición hacia el aprendizaje blended o puramente online.

Deja tu comentario:

Escribir comentario:

Suscríbete para recibir mis últimas actualizaciones